El delito de imposición de condiciones ilegales en el trabajo.

En este nuevo post analizamos una más de las conductas delictivas de reciente actualización que presentamos en este artículo: El engaño de los trabajadores, así como el abuso de situaciones de necesidad con el fin de imponer condiciones laborales inferiores a las reflejadas por el contrato o convenio colectivo. 

 

Análisis del delito.

Los Convenios Colectivos (compendios de normas que en ciertos casos regulan las relaciones laborales junto con los Estatutos de los Trabajadores), establecen una serie de condiciones mínimas de las que debe disfrutar cualquier trabajador, tratando el número de horas de que puede constar una jornada, las funciones que el trabajador puede asumir y el mínimo admisible para el salario entre otros detalles. Aun en el caso de existir conformidad por parte de ambas partes, ni la empresa ni el propio trabajador pueden pactar condiciones inferiores a las indicadas en el Convenio correspondiente.

Para más información sobre los Convenios Colectivos, esta guía publicada en la página web de Infoautónomos puede resultar bastante instructiva.

Está establecido que las condiciones reflejadas en un contrato de trabajo nunca podrán ser inferiores a las del Convenio, y que en el caso de que lo sean, se tendrán por no puestas, pudiendo reclamar el trabajador en cualquier momento las condiciones del Convenio que se le tendrían que aplicar. 

Existe no obstante una salvedad, pudiendo la empresa ponerse en contacto con los representantes de los trabajadores con el fin de alcanzar un acuerdo que le permita no aplicar algunas de las condiciones establecidas por el Convenio, y pudiendo intervenir un árbitro en el caso de no alcanzarse un acuerdo. 

 

Evitación.

Existen diversos grados para este delito, pudiendo mediar o no engaño, intimidación u otros elementos, pudiendo dar lugar los casos más graves a condenas de cárcel. Por este motivo conviene que el empresario haga todo lo que esté en su mano con el fin de evitar la comisión del delito en el seno de la empresa. 

Si se busca esta evitación, es importante tener muy presentes los Convenios que puedan resultar relevantes para cada uno de los trabajadores, así como asegurar que la redacción de cada contrato se ajuste a los mínimos establecidos. Igualmente, se debe asegurar que ningún empleado pueda dar lugar a una situación que implique cualquier tipo de engaño ni que se dé ninguna conducta desacertada a este respecto. 

 

Es difícil controlar todos estos detalles, y como de costumbre, recordamos que la solución más sencilla y efectiva para la empresa es contar con un sistema de Compliance a la altura, que se encargue de mantener la empresa actualizada y acorde a todas las existencias legales. 

 

Para más información sobre este u otros temas, no dude en consultarnos. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *